Página anteriorPágina siguiente12
12
 · 
Después de una hora de pequeños movimientos de todo el cuerpo mi abuela ya se quejaba y decía que ya era suficiente. La batalla contra la artrosis empiezaba a ser dura y hubo un día que María la fisio dejó de venir porque ella ya no quería que le hicieran nada. 4/9/2012, Barcelona. © Patricia Bobillo Rodríguez