Página anteriorPágina siguiente08
08
 · 
Pero cada ingreso fue un bajón. Y mi abuelita se iba apagando como una vela, muy lentamente. Un día decidimos que no ingresaría más. El tagín le ocasionaba más desgaste que lo que le aportaba el ingreso hospitalario. 30/11/2010, Barcelona. © Patricia Bobillo Rodríguez